Martes 07 de Febrero de 2012 - 21:15La Invención de Hugo Cabret
Sobre relojeros, jugueteros e ilusionistas

Titulo: La Invención de Hugo Cabret
Titulo Original: Hugo
Director: Martin Scorsese
Home Page: http://www.hugomovie.com/
Clasificación: ATP
Género: Aventuras, Basado En Novela, Drama, Familia, Fantasía, Misterio
Duración: 126 minutos.
Distribuidora: UIP
Origen: Estados Unidos
Año Realización: 2011
Intérpretes: Asa Butterfield, Chloe Moretz, Christopher Lee, Jude Law, Emily Mortimer, Ray Winstone, Ben Kingsley y Sacha Baron Cohen
Fecha Estreno: 09/02/2012

La critica puede contener información sobre la trama de la película (Spoilers).


Por Silvina Palmiero
 
 
 
Sobre relojeros, jugueteros e ilusionistas

Hugo (Asa Butterfield) vive detrás de las paredes de la estación Montparnasse, en el París de 1931. Allí donde cualquiera vería tan sólo muros sólidos, hay en realidad pasajes, escaleras, y un niño que, silenciosamente, mantiene funcionando con puntualidad los relojes del lugar. Aprendió ese oficio de su padre y, al quedar huérfano, su tío lo llevó a vivir en esa morada tan particular, donde también aprendió a volverse casi invisible. El tesoro más preciado de Hugo es un autómata o muñeco mecánico, que su papá había rescatado del olvido de un museo y que ambos habían comenzado a reparar juntos: el chico sigue trabajando afanosamente, confiado en que, cuando lo haga funcionar, el robot le traerá algún mensaje, alguna conexión con su progenitor. Para ello, ocasionalmente le roba pequeñas piezas a un viejo juguetero que tiene un puesto en la estación. Cuando éste lo descubre y, más tarde, lo lleva a trabajar con él, comienza una aventura de magia y revelaciones que involucrará al niño y su amiga Isabelle (Chloë Grace Moretz), al autómata y a ese ignoto viejecito que –al igual que Hugo- insiste en pasar desapercibido y ocultar un pasado que le duele recordar.
 
La película, basada en el libro de Brian Selznick "La invención de Hugo Cabret", gira primordialmente en torno a los mecanismos, al valor que cada minúsculo elemento tiene en la constitución del todo. En ese sentido funcionan los movimientos de cámara desde la ciudad a sus calles, desde la estación a sus transeúntes, desde los pasadizos en el revés de los muros hasta los delicados mecanismos de relojería. Un viaje continuo desde el exterior hacia las entrañas, un adentrarse en las partes, al que la tecnología 3D dota de especial dinamismo y profundidad. La Invención de Hugo Cabret trata sobre relojeros y jugueteros, personas que manipulan pequeñas piezas para construir otras mayores, individuos aparentemente minúsculos e insignificantes, que resultan desempeñar papeles vitales en la inmensa maquinaria del mundo. Así es como el film termina apuntando al propósito de cada ser humano, y hablando sobre cómo la pérdida de ese leit motiv hace que la vida carezca de sentido y que el hombre se transforme en una máquina que no funciona y necesita ser reparada, curada.
 
Para este fantástico trabajo, el primero que realiza en 3D, Martin Scorsese eligió una historia que trae del olvido de una juguetería vieja nada menos que a “papá Georges”, a Georges Méliès, el ilusionista que en los albores del séptimo arte intuyó antes que nadie que el increíble aparato creado por los hermanos Lumière no sólo serviría para registrar el movimiento, sino también para recrear los sueños. La decisión no es azarosa, por supuesto, sino que constituye una declaración de amor y un sentido homenaje al cine. Scorsese recorre aquellos primeros films y se da el gusto de trabajar sobre esos materiales primitivos, repasándolos, pero además nutriendo con ellos su propia historia. Cuando Hugo se cuelga de la aguja del reloj de la estación para ocultarse de su perseguidor, como Harold Lloyd lo había hecho momentos antes en la pantalla grande, el realizador funde la experiencia del protagonista con las películas y expresa de ese modo hasta qué punto el cine, sus héroes y sus mitos han marcado nuestras vivencias y nuestros recuerdos. Cuando el niño sueña con el descarrilamiento del tren, la imagen no sólo cita la de La llegada de un tren a la estación (el primitivo film de los Lumière cuya proyección es luego recreada por los recuerdos de Méliès) sino que, hábilmente, reedita en los espectadores actuales la impresión y el sobresalto de aquéllos de los primeros tiempos. Nada ha cambiado, parece decir Scorsese. En medio de tanto bombardeo de imágenes y tanta sobrecarga de información vacía de significado, nuestra capacidad de asombro prueba estar intacta, esperando ser convocada por un buen truco, una vuelta de tuerca inteligente, o por cosas tan inesperadas como un viejo juguete de cuerda.
 
La Invención de Hugo Cabret –que obtuvo 11 nominaciones para los premios Oscar, incluyendo las de Mejor Director y Mejor Película- es, finalmente, una conmovedora reivindicación de los olvidados, de los pioneros, de los inventores, de los orígenes. Un film sobre la paciente búsqueda y la cuidadosa reparación. Sobre reencontrar el hogar. O simplemente, como lo expresa papá Georges -fantásticamente interpretado por el talentoso Ben Kingsley-, sobre un niño que encontró una máquina que no funcionaba, y se propuso repararla.

El staff opinó:

-La película de Scorsese es una historia del cine y de sus comienzos contada con el deslumbramiento de un niño, que lejos de enquistarse en la cinefilia que lo caracteriza, une en un relato artesanal y maravilloso la experiencia de ver cine con la insuperable vocación de hacer cine y es por ese motivo que las ventajas de la tercera dimensión ensanchan la ventana por dónde mirar pero al mismo tiempo nos retrotrae en un viaje por el tiempo a aquel momento de la primera vez que estuvimos frente a algo único e inimaginable: un sueño en celuloide dentro de otro sueño que, una vez encendidas las luces de la sala, se acaba.- Pablo Arahuete (10 puntos)

-Hermoso homenaje al cine y a sus pioneros. Scorsese contagia su cinefilia en esta historia que narra los últimos años de la vida del gran George Méliès (mago, director, actor, narrador y creador del trucaje cinematográfico). Aunque el relato está articulado a partir de un personaje ficticio, Hugo Cabret, la representación de los hechos vinculados a la vida de Méliès (aunque relativamente edulcorados) guardan una muy digna fidelidad. El film presenta, como es habitual en el realizador, una serie notable de homenajes a la historia del cine, con bellísimas imágenes recreadas por Scorsese, entre las que destaca la representación del célebre estudio de vidrio de Méliès.- Juan Samaja (10 puntos)
 

 



  ADVERTENCIA: Las opiniones o comentarios que contengan términos inapropiados, spams u ofensas tanto para miembros del staff como para terceras personas no serán publicadas en este sitio.  

 
 
 EN CARTEL 
 
Atlántida
Atlántida:   Transiciones en pueblo chico
Tan enigmática como su título, Atlántida, de Inés Barrionuevo, explora los cambios de la adolescencia desde una mirada muy personal y sensible de sus personajes dejando en claro las credenciales de una ópera prima redonda y sugestiva.
+ Ver nota completa

¿Puede una canción de amor salvar tu vida?
¿Puede una canción de amor salvar tu vida?: Una ofrenda para melómanos
El regreso de John Carney a los musicales luego de la por hoy clásica Once es otro film exquisito que no sólo se adapta con éxito a la dialéctica hollywoodense sino que la hace propia sin jamás perder ese paradigmático amor por la creación artística…
+ Ver nota completa

Delirium
Delirium: El delirio descontrolado vs. el sistema organizado del delirio
Una excelente propuesta y con muy buenos momentos cómicos de extremada simpleza y con economía de recursos. Lamentablemente los realizadores no han sabido darle un desenlace a la altura del conflicto que han planteado.
+ Ver nota completa

Borrando a Papá
Borrando a papá: Rehenes del rencor
Borrando a papá es un documental de Ginger Gentile y Sandra Fernández Ferriera que, a partir de testimonios de padres alejados del contacto de sus hijos por los resortes de un sistema judicial perverso, desnuda de manera valiente otra cara de la moneda, cuando de derechos se trata. 
+ Ver nota completa

Feriado
Feriado: Descubrimientos
No como una historia iniciática, pero sí desde sus aristas sutiles del despertar sexual como parte del descubrimiento del cuerpo de un tercero, la ópera prima Feriado transita por el conflicto interno del protagonista con su contexto y se desplaza por los carriles del drama adolescente.
+ Ver nota completa

Aprendiendo a volar
Aprendiendo a volar: Las alas del duelo
Aprendiendo a volar, entre otras cosas, es un film de aprendizajes, con la particularidad de que los únicos protagonistas son el niño y el pájaro en el camino de la vida. Y si de vida se trata, también aparece la contracara de la muerte y con ella la ausencia y el duelo.
+ Ver nota completa

Perdida
Perdida: Nada que buscar
Excesiva en duración, Perdida no cuenta más que la pretensión de una niña mimada que quiere salirse con la suya, acostumbrada a ganar y a ser complacida, como un juego adolescente. Sin alcanzar la madurez en la atención, el film pretende exponer la idea de hasta dónde somos capaces de sostener una relación por miedo o debilidad.
+ Ver nota completa

   
 
 Cine de Aqui

Críticas de Cine

Piedra Libre
 
  
El uso de este sitio significa la conformidad con los Términos, Condiciones de Uso y Política de Privacidad.